BLOG

Seguros y Riesgos Empresariales 

Las coberturas básicas para una Pyme



Las micro y pequeñas empresas están expuestas a una amplia variedad de eventos que pueden generarles una pérdida económica.


Cada PYME tiene necesidades muy diferentes de protección, sin embargo, existen algunos riesgos en común que casi toda empresa o negocio debe considerar al diseñar su Programa de Seguros.


Cada negocio requiere de un programa de seguros en lo particular, de un traje a la medida. Los activos de una empresa industrial son muy diferentes a los de una empresa comercial o una de servicios. El riesgo de una empresa con productos de madera es diferente al riesgo de una empresa relacionada con estructuras metálicas. Los riesgos de una empresa que fabrica productos intermedios es diferente a los de una empresa que fabrica bienes de consumo.

Sin embargo, como un punto de partida, podemos afirmar que existen algunos riesgos que todas las empresas enfrentan. Es por ello, que a continuación describiremos los riesgos y las coberturas que en nuestra opinión, toda empresa debe considerar para su contratación:


1) Edificio y Contenidos


Todas las empresas están instaladas en un edificio, en un local o en una nave industrial, instalaciones que necesitan proteger junto con todos sus contenidos. Cada empresa sabe lo que ha tenido que invertir para adquirir y/o acondicionar su edificio, así como para equiparlo con mobiliario y equipo, maquinaria e inventarios.

Un Incendio puede destruir un negocio en minutos, un viento tempestuoso podría lastimar las láminas de una nave industrial o derribar un anuncio. Aún sin tener un edificio que asegurar, si una tubería se rompe súbitamente afectando inventarios, estamos convencidos de que cualquier empresa desearía estar asegurada y de esta forma recuperar las pérdidas.

Con la Cobertura de Todo Riesgo o Riesgos Nombrados, en las Secciones de Edificio y de Contenidos, una empresa se sentiría más segura sabiendo que los bienes físicos que son de su propiedad están debidamente protegidos.


2) Responsabilidad Civil


Cada negocio necesita un seguro de Responsabilidad Civil. Este te protege de daños o perjuicios que se causen a terceras personas.

Las empresas pueden ser demandadas por cualquier persona que señale haber sufrido un daño en su persona o en sus propiedades como consecuencia de la naturaleza de tus operaciones. Es muy probable que hayas escuchado de personas que están demandando a algún negocio por haber sufrido lesiones o enfermedades, o porque incurrieron en pérdidas importantes como consecuencia de un servicio o producto deficiente.

Como un profesional en tus actividades estás obligado a mantener estándares elevados de operación con tus clientes. Sin embargo, debemos considerar que nuestra sociedad está evolucionando y hoy en día, es más común enfrentar demandas por situaciones muy variadas tanto por parte de nuestros clientes como por parte de otras empresas.

Existen diferentes escenarios que requieren diferentes tipos de seguros de responsabilidad civil, pero la parte fundamental del tema es considerar la necesidad de protección en esta materia. Quedarás cubierto ante demandas y contarás con el respaldo necesario para cubrir los honorarios legales asociados con este tipo de situaciones.

3) Fenómenos Hidrometeorológicos / Terremoto y Erupción Volcánica


Si bien, tus propiedades quedan cubiertas con una póliza de seguro contra incendio, rayo y/o explosión y otro tipo de riesgos, mucha gente considera que una inundación o un terremoto también quedarían cubiertos. Y no es así.

Unas de las principales exclusiones en la Cobertura de Edificios y de Contenidos, corresponden a Fenómenos Hidrometeorológicos y Terremoto y/o Erupción Volcánica. La única forma en como pueden quedar cubiertos estos riesgos es mediante la contratación de dichas coberturas.

No te vayas con la finta de que tu negocio no está en una zona de riesgo. El precio de la prima es proporcional a dicho riesgo. Podrías reparar tu edificio, limpiar y remover los daños así como reemplazar cualquier maquinaria o equipo dañado con recursos propios?

Los tres puntos mencionados con anterioridad, pueden considerarse las coberturas básicas a tener en cuenta para una Póliza Múltiple Empresarial.


Sin embargo, existen una amplia serie de coberturas adicionales que pueden integrarse a la póliza múltiple empresarial mejorando el nivel de protección. Nuestra recomendación es diseñar la póliza siempre con la asesoría de un asesor en riesgos, que complemente el conocimiento de sus riesgos que tienen las empresas, con conocimiento en materia de productos de seguro y sus coberturas.


176 visualizaciones

 Queremos que las empresas de México
estén bien protegidas

Si tienes alguna duda o planteamiento, nos encantaría poder ayudarte