BLOG

Seguros y Riesgos Empresariales 

¿Cómo reducir el costo de los seguros en mi empresa?

Todos los empresarios en algún momento nos hemos preguntado: ¿Qué puedo hacer para reducir el costo de mis seguros? Estamos convencidos de las bondades del producto, pero desde luego, nos duele pagar por algo intangible, que sin embargo, nos brinda gran tranquilidad.

¿Quieres contratar tus seguros más baratos, pero no sabes cómo?

En este artículo, te voy a proporcionar lo que a mí me ha dado mejor resultado, sin sacrificar, la protección que necesitan mis clientes. Vas a encontrar las claves y consejos que recomiendo para ahorrar realmente en tus pólizas de seguro.

1.- Revisa Coberturas y Sumas Aseguradas en tu Póliza de Seguros

Es muy común encontrar pólizas que tienen coberturas innecesarias y/o sumas aseguradas excesivas, que no te brindan mayor protección y que afectan el costo de tu póliza.


Revisa junto con tu agente de seguros cada una de las coberturas de tus pólizas, pídele que te explique con detenimiento en qué coberturas necesitas declarar los valores al 100% y en qué coberturas necesitas declarar el monto máximo de la pérdida en que puedes incurrir.

Esto te permitirá establecer con mayor precisión la protección que necesitas y no pagar por protección en exceso.

Mientras mejor conozca tu agente de seguros tu empresa y las necesidades de protección, le será más fácil sugerirte las coberturas y los productos más apropiados para tu empresa.

2.- Cotiza con varias Compañías

¿Qué pensarías si te dijera que he encontrado variaciones en el precio de una póliza superiores al 100%? Es decir, he cotizado un seguro exactamente en las mismas condiciones y con una aseguradora el costo es de $100.00 y con otra de $200.00. De ese tamaño, puede ser la diferencia.


Una de las principales razones de esta situación es lo que llamamos la siniestralidad, que puede entenderse como la experiencia que ha tenido cada aseguradora con ese tipo de póliza en lo particular. Si la compañía ha tenido buena experiencia, sus precios serán más bajos, pero si ha tenido mala experiencia, sus precios estarán en el rango superior.


El precio no es lo único que debe considerarse al contratar un seguro, pero al revisar entre varias opciones de precio, podrás tomar una mejor decisión con la tranquilidad de que el precio es justo.

3.- Escoge deducibles adecuados

Los deducibles representan la cantidad de dinero que tú absorbes antes de que tu póliza participe en un siniestro. Si el costo del siniestro es menor que el deducible, tú absorbes los daños y la aseguradora no participa.


Mientras más alto fijes el deducible, menor será la probabilidad de que participe la aseguradora y menor será el costo de tu seguro.


Algo que puedes hacer para reducir el costo de tu póliza es revisar el deducible de las coberturas que tiene tu póliza y ajustarlo en función de tus necesidades. Considera que si estableces un deducible muy elevado, entonces inclusive el mismo deducible podría afectar las finanzas de tu empresa.

4.- Considera una Póliza Múltiple Empresarial

En el caso de Pymes, existen productos de seguro que consolidan las coberturas que se necesitan en una sola póliza. En cierto sentido, es como comprar un paquete de coberturas en lugar de adquirir póliza por póliza.


En mi experiencia, los precios de las coberturas son más económicos cuando se adquiere una póliza múltiple empresarial. En ocasiones, cuando una Pyme solicita un Seguro de Responsabilidad Civil, me encuentro una Póliza Múltiple Empresarial con un precio muy similar, que además le cubre a la empresa otros riesgos adicionales.


Otro ahorro que se obtiene es por lo que conocemos como Gastos de Expedición de la Póliza, que es un concepto que cobran todas las aseguradoras por cada póliza que se emite.

Si estás considerando contratar alguna póliza para tu empresa, evalúa adquirir una solución integral.


No está de más señalar que las pólizas de automóvil no entran dentro de este tipo de pólizas. Pero sí, algunas pólizas Pyme pueden incluir la cobertura del transporte de tu mercancía.

5.- Evita pérdidas

Los seguros funcionan de manera muy similar a los créditos bancarios. Los costos son menores para los clientes con un mejor historial en sus pólizas. A mayores pérdidas o siniestralidad, mayores serán las primas que tengas que pagar.


El historial de la empresa es otro componente que consideran las aseguradoras para calificar el nivel de riesgo y en su caso, hacer los ajustes correspondientes en el precio.


No debemos olvidar, ante cualquier riesgo, el primer paso es tomar acciones preventivas para que: éste no suceda y que si éste sucede, se pueda minimizar su impacto. El seguro nos permite cubrir el riesgo remanente y no sustituye las acciones de prevención.

6.- Revisa la forma de pago

En ocasiones, fraccionar la prima del seguro supone una forma de poder hacer frente al pago. Pero también puede encarecer el seguro innecesariamente.

Las aseguradoras no lo hacen gratis, sino que aplicar recargos que en algunos casos superan el 10%. Tienes que saber que cuanto mayor es el número de pagos mayor será el porcentaje a pagar, ya que lo que estás haciendo es financiarte a través de la aseguradora, por lo que quizás te convenga utilizar otra fuente de recursos más barata.

Conclusión

Posiblemente ya tengas algunas ideas de cómo hacerlo después de haber llegado hasta aquí.


Para hacerlo posible no basta con cancelar las pólizas que no necesitas, se requiere dedicar tiempo para revisa las coberturas de tus pólizas, actualizar las sumas aseguradas y los deducibles y cotizar con varias aseguradoras.


El apoyo de tu agente de seguros es fundamental para hacer más ágil y efectiva esta labor.


¿Qué opinas? Coméntanos tu punto de vista.

32 visualizaciones

 Queremos que las empresas de México
estén bien protegidas

Si tienes alguna duda o planteamiento, nos encantaría poder ayudarte